07/15/15

11:29
Moisés dijo a Dios: "Si me presento ante los israelitas y les digo que el Dios de sus padres me envió a ellos, me preguntarán cuál es su nombre. Y entonces, ¿qué les responderé?". Dios dijo a Moisés: "Yo soy el que soy". Luego añadió: "Tú hablarás así a los israelitas: "Yo soy" me envió a ustedes". Y continuó diciendo a Moisés: "Tu hablarás así a los israelitas: El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, es el que me envía. Este es mi nombre para siempre y así será invocado en todos los tiempos futuros. Ve a reunir a los ancianos de Israel y diles: El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me apareció y me dijo: "Yo los he visitado y he visto cómo los maltrataban los egipcios. Por eso decidí librarlos de la opresión que sufren en Egipto, para llevarlos al país de los cananeos, los hititas, los amorreos, los perizitas, los jivitas y los jebuseos, a una tierra que mana leche y miel". Ellos te escucharán, y tú irás a presentarte ante el rey de Egipto, junto con los ancianos de Israel. Entonces le dirás: "El Señor, el Dios de los hebreos, vino a nuestro encuentro. Y ahora tenemos que realizar una marcha de tres días por el desierto, para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios". Ya sé que el rey de Egipto no los dejará partir, si no es obligado por la fuerza. Pero yo extenderé mi mano y castigaré a Egipto, realizando ante ellos toda clase de prodigios. Así él los dejará partir,

11:29
¡Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, hagan conocer entre los pueblos sus proezas; recuerden las maravillas que él obró, sus portentos y los juicios de su boca! El se acuerda eternamente de su alianza, de la palabra que dio por mil generaciones, del pacto que selló con Abraham, del juramento que hizo a Isaac. El Señor hizo a su pueblo muy fecundo, más fuerte que sus mismos opresores; cambió el corazón de los egipcios, para que sintieran odio por su pueblo y trataran con perfidia a sus servidores. Luego envió a Moisés, su servidor, y a Aarón, que era su elegido; por su intermedio realizó prodigios, hizo portentos en la tierra de Cam:

11:29
Los que se lamentan de la dureza del yugo del Señor quizá no han rechazado completamente el yugo tan pesado de la codicia del mundo, o si lo han rechazado, de nuevo se han sujetado a él, para mayor vergüenza suya. Por fuera soportan el yugo del Señor, pero por dentro sus espaldas están sujetas todavía a las cargas de las preocupaciones del mundo. Consideran como yugo pesado del Señor las penas y dolores que ellos se infligen a sí mismos... Siendo así que el yugo del Señor es “suave y su carga ligera”. En efecto, ¿qué hay de más dulce, de más glorioso, que verse elevado por encima del mundo por el menosprecio que se ha hecho de él e, instalado en la cumbre de una conciencia en paz, tener el mundo entero bajo sus pies? Entonces no se desea nada, nada se teme, nada se envidia, nada propio que se os pueda quitar, ningún mal que otro os pudiera causar. La mirada del corazón se dirige hacia “la herencia incorruptible, pura, imperecedera, que os está reservada en el cielo” (1P 1,4). Como con una grandeza de alma, se hace poco caso de las riquezas del mundo: éstas pasan; las fastuosidades del mundo: se marchitan; y llenos de gozo hacen suyas las palabras del profeta: “Toda carne es hierba y su belleza como flor campestre; se agosta la hierba, se marchita la flor, pero la palabra de nuestro Dios permanece por siempre” (Is 40,6-8)… En la caridad, y sólo en la caridad reside la verdadera tranquilidad, la verdadera dulzura, porque este es el yugo del Señor.

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.