11/14/15

11:17
En aquel tiempo, se alzará Miguel, el gran Príncipe, que está de pie junto a los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de tribulación, como no lo hubo jamás, desde que existe una nación hasta el tiempo presente. En aquel tiempo, será liberado tu pueblo: todo el que se encuentre inscrito en el Libro. Y muchos de los que duermen en el suelo polvoriento se despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el horror eterno. Los hombres prudentes resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que hayan enseñado a muchos la justicia brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos.

11:17
El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz, ¡tú decides mi suerte! Tengo siempre presente al Señor: él está a mi lado, nunca vacilaré. Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro: porque no me entregarás a la Muerte ni dejarás que tu amigo vea el sepulcro. Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha.

11:17
Hermanos: Los sacerdotes del culto antiguo se presentan diariamente para cumplir su ministerio y ofrecer muchas veces los mismos sacrificios, que son totalmente ineficaces para quitar el pecado. Cristo, en cambio, después de haber ofrecido por los pecados un único Sacrificio, se sentó para siempre a la derecha de Dios, donde espera que sus enemigos sean puestos debajo de sus pies. Y así, mediante una sola oblación, él ha perfeccionado para siempre a los que santifica. Y si los pecados están perdonados, ya no hay necesidad de ofrecer por ellos ninguna oblación.

11:17
En ese tiempo, después de esta tribulación, el sol se oscurecerá, la luna dejará de brillar, las estrellas caerán del cielo y los astros se conmoverán. Y se verá al Hijo del hombre venir sobre las nubes, lleno de poder y de gloria. Y él enviará a los ángeles para que congreguen a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte. Aprendan esta comparación, tomada de la higuera: cuando sus ramas se hacen flexibles y brotan las hojas, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el fin está cerca, a la puerta. Les aseguro que no pasará esta generación, sin que suceda todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. En cuanto a ese día y a la hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, nadie sino el Padre.

11:17
    Para evitar cualquier pregunta indiscreta sobre el momento de su venida, Jesús declara: “En cuanto al día y la hora, nadie sabe nada, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.” (Mt 24,36) y en otro lugar: “No os toca vosotros conocer los tiempo o momentos que el Padre ha fijado con su poder.” (Hch 1,7) Nos lo ha escondido para que estemos en vela y que cada uno de nosotros pueda pensar que esta acontecimiento se realizará durante su vida. Si nos hubiera revelado el momento de su venida,  su vuelta sería en vano: las naciones y los pueblos en los que se verificará, no lo desearían. El ha dicho que volvería, pero no ha precisado el momento. Así, todos los pueblos y generaciones y todos los siglos tienen sed de él.     Es cierto que ha dado a conocer los signos de su venida, pero no se ve su término. En el constante cambio en que vivimos, estos signos ya han tenido lugar y al mismo tiempo perduran. Su última venida es, efectivamente, parecida a la primera. Los justos y los profetas deseaban la primera venida; pensaban verlo en sus días. Así mismo, hoy cada uno de los fieles en Cristo desea acogerlo en su propio tiempo, tanto más que Jesús no ha dicho claramente el día de su aparición. Así, nadie puede creer que Jesús está sometido a la ley del tiempo, a una hora concreta, él que domina los números y los tiempos.

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.