02/24/17

23:35

Por: H. Javier Castellanos LC | Fuente: www.missionkits.org

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Muéstrame, Señor, el camino hacia Ti. Permíteme acercarme como los niños que recibías y bendecías. Enséñame a amarte hoy con un corazón de niño, que sea sencillo, pequeño y alegre. Así sea.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Marcos 10, 13-16

En aquel tiempo, la gente le llevó a Jesús unos niños para que los tocara, pero los discípulos trataban de impedirlo.

Al ver aquello, Jesús se disgustó y les dijo: “Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios es de los que son como ellos. Les aseguro que el que no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él”.

Después tomó en brazos a los niños y los bendijo imponiéndoles las manos.

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio.

Para que venga el Reino de Cristo, sólo hay un modo eficaz. No consiste en técnicas de apostolado o secretos de vida enfrascados en una fórmula ya determinada. Más bien todo lo contrario.

En la mente de los apóstoles, Jesús tenía que ser un Maestro solemne y majestuoso. Tenía que estar rodeado de una corte noble. Tenía que ser admitido con honores en cada ciudad y pueblo por donde pasaba. Tenía que estar lejos del escándalo de los pecadores, de las súplicas de los mendigos y del alboroto de los niños. Tenía que… Pero el Reino de Cristo se acepta como un niño, venga como venga, sin ponerle a Dios esquemas o condiciones.

Junto a esta apertura de mente y de corazón viene una gran fe. Saber que, pase lo que pase, Cristo nos quiere bendecir con amor. Confiar que incluso lo que nos cuesta, al final es un abrazo de Dios y su Providencia. Pues aunque no siempre las cosas suceden como las esperamos, Dios nunca deja de ser un Padre bueno.

A Dios le encanta sorprendernos con una creatividad como sólo Él tiene. Al igual que un padre con su hijo pequeño; cada día hay algo nuevo, algo que no sabíamos, algo que no teníamos previsto… Un mensaje sencillo y corto para entrar en el Reino de los cielos. Tan sencillo que sólo los niños de corazón lo entienden.

«Quien se hace pequeño como un niño —nos dice Jesús— “es el más grande en el reino de los cielos”. La verdadera grandeza del hombre consiste en hacerse pequeño ante Dios. Porque a Dios no se le conoce con elevados pensamientos y muchos estudios, sino con la pequeñez de un corazón humilde y confiado. Para ser grande ante el Altísimo no es necesario acumular honores y prestigios, bienes y éxitos terrenales, sino vaciarse de sí mismo. El niño es precisamente aquel que no tiene nada que dar y todo que recibir. Es frágil, depende del papá y de la mamá. Quien se hace pequeño como un niño se hace pobre de sí mismo, pero rico de Dios.»
(Homilía de S.S. Francisco, 1 de octubre de 2016).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Hoy, evitaré imponer mis criterios y buscaré estar abierto a las opiniones de los demás.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Let's block ads! (Why?)

23:16
Bloch-Sermon_On_The_Mount


🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹

               *”Verbum Spei”*

        _”Palabra de Esperanza”_

🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸

*7° Sábado Tiempo Ordinario*

*El Evangelio de hoy*

*Marcos 10, 13-16*
En aquel tiempo, la gente le llevó a Jesús unos niños para que los tocara, pero los discípulos trataban de impedirlo.

Al ver aquello, Jesús se disgustó y les dijo: “Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios es de los que son como ellos. Les aseguro que el que no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él”.

Después tomó en brazos a los niños y los bendijo imponiéndoles las manos. 

*Reflexión:*

Hoy en día, los niños con mayor premura quieren ser “adultos”. Cada día es más frecuente ver a “niños”, cada vez más pequeños, paseando solos en las plazas comerciales, buscando vestirse con la moda del mundo, y buscando hacer todas las cosas que hacen los adultos. No se dan cuenta de que se están perdiendo la mejor edad de la vida. Lamentablemente vemos cómo los padres de familia son muchas veces los causantes de esto por el terrible olvido que tienen para con sus hijos.

Y por si fuera poco, el pervertido mundo que les toca vivir, de una manera despiadada les arranca la inocencia en edades cada vez más tiernas. El Internet, los videojuegos y toda la tecnología que se vuelca sobre ellos para hacerlos crecer antes de tiempo. Jesús, en el evangelio de hoy, se molesta porque no dejan que los niños se acerquen a él y nos advierte: “Quien no se hace pequeño como un niño no verá el Reino de los cielos”.

Ayudemos a nuestros pequeños viviendo también nosotros la infancia espiritual, anhelando los brazos amorosos de nuestro Dios. Siendo para ellos un ejemplo vivo de sencillez y alegría. No los expongamos anticipadamente a situaciones que los confundirán y no les permitirán vivir en plenitud su niñez; dejemos que sean “verdaderamente niños” y que disfruten de los brazos amorosos de su Padre del cielo. Protejamos la inocencia de nuestros niños y nosotros mismos hagamos un serio esfuerzo de regresar a la transparencia que le es propia a esta edad de la vida. 

(Evangelización Activa).

*Oración:*

Señor Jesús, muéstrame, el camino hacia Ti. Permíteme acercarme como los niños que recibías y bendecías. Enséñame a amarte hoy con un corazón de niño, que sea sencillo, pequeño y alegre. Amén.
*Acción:*

Hoy, defenderé los derechos de los niños desde vientre de su madre.

🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹

         *”Nuntium Verbi Dei”*   

_”Mensaje de la palabra de Dios”_

🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸


11:22
El Señor creó al hombre de la tierra y lo hace volver de nuevo a ella. Le señaló un número de días y un tiempo determinado, y puso bajo su dominio las cosas de la tierra. Lo revistió de una fuerza semejante a la suya y lo hizo según su propia imagen. Hizo que todos los vivientes lo temieran, para que él dominara las fieras y los pájaros. Le dio una lengua, ojos y oídos, el poder de discernir y un corazón para pensar. El colmó a los hombres de saber y entendimiento, y les mostró el bien y el mal. Les infundió su propia luz, para manifestarles la grandeza de sus obras, y les permitió gloriarse eternamente de sus maravillas: así alabarán su Nombre santo, proclamando la grandeza de sus obras. Les concedió además la ciencia y les dio como herencia una Ley de vida; estableció con ellos una alianza eterna y les hizo conocer sus decretos. Ellos vieron con sus ojos la grandeza de su gloria y oyeron con sus oídos la gloria de su voz.

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.