02/03/18

11:06
¿No es una servidumbre la vida del hombre sobre la tierra? ¿No son sus jornadas las de un asalariado? ¿Como un esclavo que suspira por la sombra, como un asalariado que espera su jornal, así me han tocado en herencia meses vacíos, me han sido asignadas noches de dolor. Al acostarme, pienso: "¿Cuándo me levantaré?". Pero la noche se hace muy larga y soy presa de la inquietud hasta la aurora. Mis días corrieron más veloces que una lanzadera: al terminarse el hilo, llegaron a su fin. Recuerda que mi vida es un soplo y que mis ojos no verán más la felicidad.

11:06
¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios, qué agradable y merecida es su alabanza! El Señor reconstruye a Jerusalén y congrega a los dispersos de Israel. Sana a los que están afligidos y les venda las heridas. Él cuenta el número de las estrellas y llama a cada una por su nombre. Nuestro Señor es grande y poderoso, su inteligencia no tiene medida. El Señor eleva a los oprimidos y humilla a los malvados hasta el polvo.

11:06
Hermanos: Si anuncio el Evangelio, no lo hago para gloriarme: al contrario, es para mí una necesidad imperiosa. ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio! Si yo realizara esta tarea por iniciativa propia, merecería ser recompensado, pero si lo hago por necesidad, quiere decir que se me ha confiado una misión. ¿Cuál es entonces mi recompensa? Predicar gratuitamente la Buena Noticia, renunciando al derecho que esa Buena Noticia me confiere. En efecto, siendo libre, me hice esclavo de todos, para ganar al mayor número posible. Y me hice débil con los débiles, para ganar a los débiles. Me hice todo para todos, para ganar por lo menos a algunos, a cualquier precio. Me hice todo para todos, para ganar por lo menos a algunos, a cualquier precio. Y todo esto, por amor a la Buena Noticia, a fin de poder participar de sus bienes.

11:06
Jesús salió de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron de inmediato. El se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar. Entonces ella no tuvo más fiebre y se puso a servirlos. Al atardecer, después de ponerse el sol, le llevaron a todos los enfermos y endemoniados, y la ciudad entera se reunió delante de la puerta. Jesús curó a muchos enfermos, que sufrían de diversos males, y expulsó a muchos demonios; pero a estos no los dejaba hablar, porque sabían quién era él. Por la mañana, antes que amaneciera, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar desierto; allí estuvo orando. Simón salió a buscarlo con sus compañeros, y cuando lo encontraron, le dijeron: "Todos te andan buscando". El les respondió: "Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido". Y fue predicando en las sinagogas de toda la Galilea y expulsando demonios.

11:06
¡Qué gran condescendencia de Dios que nos busca y que dignidad del hombre así buscado!...¿Qué es el hombre para que le hagas caso, para poner tu atención sobre él? (Jb 7,17) Querría saber por qué Dios ha querido venir hasta nosotros y por qué no hemos ido nosotros hacia él, ya que somos nosotros los interesados en el asunto. No es costumbre de los ricos ir hacia los pobres incluso cuando tienen intención de hacerles algún bien. Nos tocaba a nosotros ir hacia Jesús. Pero un doble obstáculo nos lo impedía: nuestros ojos eran ciegos y él habita en una luz inaccesible. Nos encontrábamos postrados paralizados en nuestra camilla, incapacitados de llegar hasta la majestad de Dios. Por esto, Nuestro Buen Salvador y médico de nuestras almas ha bajado de su altura y ha escondido ante nuestros ojos enfermos el esplendor de su gloria. Se revistió como de una linterna, quiero decir, del cuerpo purísimo, sin mancha que asumió.

02:20
Bloch-Sermon_On_The_Mount

🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹
*”Verbum Spei”*
_”Palabra de Esperanza”_
https://m.facebook.com/Parroquiasrcalvario
🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸
*4° Sábado Tiempo Ordinario*
*El Evangelio de hoy*
*Marcos 6, 30-34*

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Entonces, Él les dijo: «Vengan conmigo a un lugar solitario, para que descansen un poco». Porque eran tantos los que iban y venían, que no les dejaban tiempo ni para comer.
Jesús y sus apóstoles se dirigieron en una barca hacia un lugar apartado y tranquilo. La gente los vio irse y los reconoció; entonces de todos los poblados fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron.
Cuando Jesús desembarcó, vio una numerosa multitud que lo estaba esperando y se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.

*Reflexión:*
Uno de los temas en los que el mundo de hoy pone poco interés es en el verdadero descanso, no sólo del cuerpo sino del alma. Es importante que Jesús lleve a sus discípulos a descansar, pero si ponemos atención al texto veremos que no los invita a ir a un lugar confortable, sino les dice “vamos a un lugar solitario”. En realidad los está llevando a lo que hoy nosotros llamamos “retiro espiritual”. El hombre, sobre todo el que trabaja para el Señor, tiene que darse tiempo para ir con el Maestro a “un lugar solitario” a descansar y a estar con Él.
En este pasaje podemos pensar que en ese lugar Jesús hablaría con ellos en privado sin que tengan que estar atendiendo, ni él ni sus discípulos, a toda la gente. En otros pasajes nos dice que Jesús les explicaba lo que no entendían en privado, cuando estaban a solas. Si quien sirve al Señor no se da tiempo para descansar, no sólo terminará agotado, sino que se dará cuenta que su actividad apostólica deja pocos o nulos resultados. Es en el contacto con Jesús como se puede lograr una vida apostólica que dé frutos en la gente.
Cuando vamos de retiro, dejamos atrás todas nuestras cargas y preocupaciones y podemos ponernos completamente a la escucha del Señor. En los retiros podemos descansar de nuestro mundo ruidoso y agitado y experimentar la paz que deja en el alma la soledad, especialmente cuando la vivimos en oración. Mucha de la gente que abandona el ministerio al que fue llamado por Cristo, en la mayoría de los casos es porque no se dio tiempo para estar en un “lugar solitario” con el Maestro para “descansar”. Si tu ministerio es intenso, cualquiera que éste sea, desde padre de familia hasta sacerdote, date tiempo para descansar a solas con el Maestro.
(Evangelización Activa).

*Oración:*
Señor Jesús, concédeme poder expresarte todo lo que hay en mí y que sea dócil a lo que me pides, para aprender a descansar contigo. Amén.

*Acción:*
Aprende a mirar los sentimientos. Serena las ideas y recoge tus emociones.
Descubre algún detalle de cariño que hayas recibido y agradécelo. Mira en tu corazón los sentimientos de amor, de alegría y paz que has sentido hoy. ¿Recuerdas las circunstancias que los despertaron? Disfrútalos y conversa con el Señor de ellos.
Ofrécelos y pide lo que deseas para mañana. Ave María…
🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹🔹
*”Nuntium Verbi Dei”*
_”Mensaje de la palabra de Dios”_
🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸🔸

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.