03/11/18

11:34
Así habla el Señor: Sí, yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. No quedará el recuerdo del pasado ni se lo traerá a la memoria, sino que se regocijarán y se alegrarán para siempre por lo que yo voy a crear: porque voy a crear a Jerusalén para la alegría y a su pueblo para el gozo. Jerusalén será mi alegría, yo estaré gozoso a causa de mi pueblo, y nunca más se escucharán en ella ni llantos ni alaridos. Ya no habrá allí niños que vivan pocos días ni ancianos que no completen sus años, porque el más joven morirá a los cien años y al que no llegue a esa edad se lo tendrá por maldito. Edificarán casas y las habitarán, plantarán viñas y comerán sus frutos.

11:34
Yo te glorifico, Señor, porque tú me libraste y no quisiste que mis enemigos se rieran de mí. Tú, Señor, me levantaste del Abismo y me hiciste revivir, cuando estaba entre los que bajan al sepulcro. Canten al Señor, sus fieles; den gracias a su santo Nombre, porque su enojo dura un instante, y su bondad, toda la vida: si por la noche se derraman lágrimas, por la mañana renace la alegría. «Escucha, Señor, ten piedad de mí; ven a ayudarme, Señor.» Tu has cambiado mi duelo en una danza, me quitaste el luto y me ceñiste de alegría. Así mi corazón te cantará sin callarse jamás. ¡Señor, mi Dios, por siempre te alabaré!

11:34
Jesús partió hacia Galilea. El mismo había declarado que un profeta no goza de prestigio en su propio pueblo. Pero cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la Pascua; ellos también, en efecto, habían ido a la fiesta. Y fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía su hijo enfermo en Cafarnaún. Cuando supo que Jesús había llegado de Judea y se encontraba en Galilea, fue a verlo y le suplicó que bajara a curar a su hijo moribundo. Jesús le dijo: "Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen". El funcionario le respondió: "Señor, baja antes que mi hijo se muera". "Vuelve a tu casa, tu hijo vive", le dijo Jesús. El hombre creyó en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino. Mientras descendía, le salieron al encuentro sus servidores y leanunciaron que su hijo vivía. El les preguntó a qué hora se había sentido mejor. "Ayer, a la una de la tarde, se le fue la fiebre", le respondieron. El padre recordó que era la misma hora en que Jesús le había dicho: "Tu hijo vive". Y entonces creyó él y toda su familia. Este fue el segundo signo que hizo Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.

11:34
“Viva es La palabra de Dios” (He 4,12). Toda la grandeza, la fuerza y la sabiduría de la palabra de Dios, he aquí lo que por medio de estas palabras el apóstol muestra a aquellos que buscan a Cristo, palabra, fuerza y sabiduría de Dios. Esta palabra estaba en el principio junto al Padre, eterno con él (Jn 1:1). Fue revelada en su tiempo a los apóstoles, anunciada por ellos y recibida humildemente por el pueblo de los creyentes… Vive esta palabra a quien el Padre le ha dado de vivir en ella misma, como él la posee en ella misma (Jn 5:26). No solamente vive, sino que es la vida, como está escrito «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Jn 14:6). Y puesto que es la vida, ella vive y es vivificante porque así « como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere» (Jn 5:21). La palabra es vivificante cuando llama a Lázaro afuera de la tumba y le dice: « ¡Lázaro, sal afuera!» (Jn 11:43). Cuando esta palabra es proclamada, la voz que la pronuncia resuena al exterior con una fuerza que, percibida al interior, hace revivir a los muertos, despertando la fe, suscitando verdaderos hijos a Abraham (Mt 3:9). Si, esta palabra vive, vive en el corazón del Padre, en la boca del que la proclama, en el corazón del que cree y ama.

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.